Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Christian Sobrino, director ejecutivo de la Aafaf. (GFR Media) (semisquare-x3)
Christian Sobrino, director ejecutivo de la Aafaf. (GFR Media)

La reestructuración de la deuda del Banco Gubernamental de Fomento (BGF) comienza a tomar forma ahora que la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) empezó el proceso de consulta para modificar esa acreencia a través del Título VI de la Ley Promesa.

La Aafaf anunció el proceso de consulta al publicar el memorando de oferta para que los acreedores del BGF expresen su endoso o rechazo a la propuesta de renegociación.

Esa gestión cuenta con el aval de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), y supone, entre otras cosas, un recorte promedio de 31 centavos de dólar para bonistas y depositantes del BGF, mientras ofrece a los municipios la oportunidad de utilizar los depósitos que mantengan allí para saldar sus préstamos con la entidad.

Para completar la reestructuración de la deuda del BGF, la Aafaf requiere el respaldo del 66% de los acreedores. Ello crearía las condiciones para que un tribunal apruebe la modificación de la deuda, y el acuerdo se aplicaría al resto de los acreedores aun si no ejercen su voto.

Los acreedores del BGF tienen hasta el 12 de septiembre para emitir su voto ante Epiq Systems, que actúa como agente de información de la transacción.

La Aafaf lanzó el proceso de consulta para la modificación cualificada del BGF unas tres semanas después de que sus abogados aseguraran a la jueza Laura Taylor Swain -que preside los casos de Título III- que presentarían una notificación acerca del Título VI en el BGF, lo que todavía no ha sucedido.

Aunque la deuda del BGF no está bajo el Título III de Promesa, su reestructuración ha quedado inmersa en el proceso bajo ese mecanismo de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT), pues la empresa Siemens lleva años intentando recuperar unos $13 millones por sus servicios en la operación del Tren Urbano. Ese dinero estaría depositado en el BGF, pero la empresa alega no tiene certeza de ello.

Mientras, el Comité de Acreedores no Asegurados (UCC, en inglés) dijo a Swain que le preocupaba la renegociación de la deuda del BGF, pues este jugó un rol clave en el proceso de emisión de deuda de las demás corporaciones públicas y del gobierno central.

La Aafaf no contestó ayer a El Nuevo Día si el proceso de consulta podría afectarse. Esto, porque Siemens dijo estar disponible a dejar de lado la desestimación del Título III en la ACT si la Aafaf notificaba el inicio del Título VI a la corte, y hacía constar que los derechos de la empresa no se afectarían.


💬Ver 0 comentarios