(horizontal-x3)
Los robots repartidores deberán solicitar un permiso de circulación en San Francisco. (AP)

San Francisco - Poner en circulación a un robot con fines laborales en las calles no será tan sencillo. Ante el considerable aumento de este tipo de innovaciones tecnológicas para incluirlas en la vida cotidiana y productiva de las personas, supervisores de esta ciudad decidieron aprobar una legislación para que estos androides únicamente puedan trabajar con permisos especiales.

Y es que esta urbe ha tenido problemas para regular a compañías creadas en ella que se volvieron muy populares, incluida la plataforma de alquileres a corto plazo Aribnb y el servicio de transporte de pasajeros Uber.

El supervisor Norman Yee propuso una prohibición total a los robots repartidores, pero a fin de cuentas aceptó la imposición de un sistema de permisos.

No se permitirán más de nueve “dispositivos autónomos de entrega” que transiten al mismo tiempo por la ciudad.

Los robots no podrán circular a más de 3 millas por hora y los operadores humanos deben estar cerca del dispositivo. Además, los robots deben ceder el paso a los peatones.

Los directores ejecutivos de las empresas autónomas de entrega Starship Technologies, Marble y Postmates, presentaron una carta en la que señalaron que acogían las regulaciones del gobierno.

Otras ciudades han adoptado medidas similares.


💬Ver 0 comentarios