El fundador de Microsoft estuvo en Beijing para denunciar la falta de retretes en los países en desarrollo y el grave problema sanitario que representa.

Las innovadoras ideas de Bill Gates y su equipo no sólo siguen revolucionando el mundo de las computadoras y los software, pues ahora el multimillonario estadounidense presentó el inodoro del futuro, un diseño que funcionará sin agua. 

Aunque parezca algo casi increíble de creer, el nuevo producto de Gates, que se exhibió en el Reinvented Toilet Expo, de Pekín, China, convierte los desechos humanos en fertilizante mediante un avanzado sistema, creado durante varios años, que se ayuda de químicos para realizar este complejo proceso. 

"Las tecnologías que verán aquí son los avances más significativos en saneamiento en casi 200 años", dijo Gates, durante el encuentro tecnológico. 

"Ya no se trata de si podemos reinventar el inodoro y otros sistemas de saneamiento… Es una cuestión de cuán rápido esta nueva categoría de soluciones fuera de la red se pueda llevar a escalas mayores.", expresó el fundador de Microsoft.

El objetivo del empresario al presentar este moderno inodoro era promocionar el concepto entre los fabricantes para ser comercializado en los hogares, de igual manera como lo hizo con Windows.

Pero el resultado de este producto no es obra de la casualidad, ya que se informó que la Fundación de Bill y Melinda Gates invirtió siete años y $200 millones para lograr este prototipo, que además fue creado para ser muy higiénico. 

El multimillonario hizo hincapié en el mal saneamiento de los inodoros, el cual, según las cifras, genera costos en el sector salud por un valor de $233 millones.


💬Ver 0 comentarios