Charlie Rodríguez

Tribuna Invitada

Por Charlie Rodríguez
💬 0

Victoria para la estadidad en las elecciones congresionales

Recién acaba de concluir una jornada intensa de activismo democrático en Florida, procurando que la comunidad boricua en ese estado  -y los puertorriqueños que se han mudado tras el devastador paso del huracán María en la isla- hagan valer su voto en las elecciones congresionales de medio término.

El arribo de más de 130,000 puertorriqueños a causa de los estragos del fenómeno atmosférico, ha provocado una sacudida política en un estado vital para el escenario político de la nación, tradicionalmente dominado por el Partido Republicano.

Realmente fue un ejercicio de poder, donde los candidatos al Congreso y al cargo de gobernador, lucharon por capturar el voto de nuestros hermanos y hermanas para asegurar o afianzar sus posibilidades de triunfo. Para los que luchamos por la estadidad, esta es una victoria definitiva.

Sin temor a equivocarme, debo destacar que así fue. 

Son los puertorriqueños el “filón de oro” para las elecciones en la Florida. Se estima en por lo menos un millón de compatriotas los que allí residen, proyectando que para 2020, la comunidad boricua se convertirá en el grupo hispano más grande en el estado del Sol. A este paso, debemos sobrepasar a los cubanos, y también a la comunidad de boricuas que viven en Nueva York. 

Cifras oficiales arrojan que cerca de 500,000 puertorriqueños han escogido como lugar de residencia las urbanizaciones aledañas a la autopista I-4, que conecta a las ciudades de Orlando y Tampa, y que prácticamente, divide en dos al estado. Los puertorriqueños son el segmento de mayor y constante crecimiento entre los electores hispanos. 

En términos estadísticos, esto representa casi un 12% de la población total de esa región de la Florida central. Y tras el éxodo causado por el huracán María, 77,000 puertorriqueños se registraron como nuevos electores para estos comicios.

Así las cosas, cuando uno habla de poder político y de influencia para mover el resultado eleccionario de un lado u otro, los puertorriqueños residentes en Orlando están en el lugar correcto y en el momento preciso para hacerse sentir, reclamar atención a sus necesidades y volverse más influyentes. Y claro está, ser factor decisivo para que la isla se convierta en el estado 51.

Los puertorriqueños demostramos que podemos hacer la diferencia. Más aún, que sí hay poder boricua para decidir una elección presidencial.

Respetuoso como soy de los procesos electorales y de la voluntad expresada en las urnas, me siento muy satisfecho con la participación de la comunidad boricua en las elecciones congresionales, que acaban de darle el control al Partido Demócrata de la Cámara de Representantes federal. 

Y como lo mejor está por venir, pronto llegará la oportunidad de que ese empoderamiento que hoy estimulamos, sirva para apoyar nuestros propios candidatos en el continente, además de elegir en la isla a la delegación congresional de Puerto Rico como estado 51 de la nación estadounidense.

Otras columnas de Charlie Rodríguez

💬Ver 0 comentarios