Vicente Feliciano

Tribuna invitada

Por Vicente Feliciano
💬 0

Limitado un Plan Marshall para Puerto Rico

Durante las pasadas semanas se ha mencionado en repetidas ocasiones la necesidad de un Plan Marshall para Puerto Rico después del huracán María. Es importante que Puerto Rico reciba ayuda inmediata para su reconstrucción. La gran diferencia con el Plan Marshall es que lo principal que necesitaba Europa para su recuperación económica era la reconstrucción y Puerto Rico necesita reconstrucción y mucho más.

El ejemplo de Alemania es ilustrativo. Al final de la guerra Alemania estaba derrotada y destruida. Sin embargo, nadie dudaba de su capacidad de recuperación. Era cuestión de darle capital para comenzar. Algo así como un auto que necesita un empujón para prender.

La economía alemana había probado estar a la vanguardia de la innovación habiendo desarrollado el primer jet que jamás existió (Messerschmitt Me 262), los primeros cohetes-misiles (V1 y V2), el primer rifle de asalto (strumgewehr) y hasta petróleo sintético para compensar la falta de pozos en el Tercer Reich.

La economía alemana había probado su capacidad de producir aun en las circunstancias más retantes. La producción alemana de armamentos llegó a su pico en 1944, penúltimo año de la guerra. Esto a pesar de los constantes bombardeos aliados que mataban a obreros, tanto alemanes como prisioneros extranjeros, destruían viviendas, interrumpían el servicio eléctrico y dificultaban el transporte de materiales, tanto por vía ferroviaria como por carretera.

Ayudados por las transferencias del Plan Marshall, Alemania dio un giro de economía de guerra a economía civil. Así pues, Mercedes Benz dejó de producir camiones militares para producir camiones civiles mientras que BMW dejó de producir motocicletas militares para producir motocicletas civiles.

Los hermanos Dassler, que fabricaban botas para la Wehrmacht, se separaron. Adolfo, apodado Adi, retuvo control de la empresa y comenzó a fabricar zapatos deportivos. Los mercadeó utilizando una marca que combina su nombre y apellido, Adidas. Su hermano Rudolph montó una operación para hacerle la competencia y trató de mercadear el producto utilizando su nombre, Rudas. Luego, cambió a un nombre más mercadeable, Puma.

IG Farben detuvo la producción de zyclon b, un gas utilizado para asesinar a prisioneros en campos de concentración. El conglomerado corporativo se rompió en cuatro compañías principales: Hoechst, BASF, Bayer y Agfa. Rápidamente estas compañías formaron el “cluster” más importante de manufactura de productos químicos en el mundo.

La economía que recibió más recursos del Plan Marshall fue Reino Unido. Sin embargo, fue la economía alemana la que tuvo el mejor desempeño. Las políticas de promover al sector privado y la base de un sistema educativo de excelencia marcaron la diferencia con Reino Unido.

Las ayudas de FEMA y el gobierno federal son necesarias pero insuficientes. La razón es que no son recurrentes. Empresas sólidas, competitivas a nivel mundial, crean riqueza para sus trabajadores, dueños y suplidores año tras año.

Puerto Rico necesita combinar las ayudas inmediatas con mejorar su sistema educativo, eliminar el yugo de las leyes de cabotaje, reformar el sistema contributivo para hacer más atractivo el trabajo vis a vis el bienestar social y promover la inversión en negocios que crean empleo vis a vis el ingreso pasivo. Además, debe desarrollar un sistema eléctrico confiable y costo-efectivo.

Necesitamos un Plan Marshall y mucho más.

Otras columnas de Vicente Feliciano

sábado, 7 de julio de 2018

Una misión clara en la UPR

Este es un ejemplo de cómo la UPR carece de una misión clara y, por lo tanto, de una política para cumplir con dicha misión. Supongamos que la misión de la Universidad fuera que todo estudiante admitido pudiera cursar estudios, irrespectivo de su condición económica. Entonces, los préstamos de los estudiantes de medicina deberían ser vistos como algo normal y hasta positivo. Si un estudiante de medicina termina sus estudios con una deuda de $100 mil es un monto muy manejable para su nivel de ingreso futuro. Nadie va a dejar de estudiar medicina porque al final del camino tenga $100 mil en préstamos.

viernes, 8 de junio de 2018

La derogación es un paso atinado

El economista Vicente Feliciano argumenta sobre la Ley 80 o estatutos similares aprobados como mecanismos para proteger buenos trabajadores de despidos injustificados y para aumentar la producción empresarial

viernes, 11 de mayo de 2018

Negociar por el bien de la isla

El economista Vicente Feliciano alude a posibles escenarios ante reparos de las partes tras la certificación de planes fiscales propuestos para responder a la crisis fiscal de Puerto Rico y a la deseabilidd de flexibilidad para alcanzar soluciones atinadas y creativas

💬Ver 0 comentarios