Orlando Parga

Tribuna Invitada

Por Orlando Parga
💬 0

Alto a empresas municipales

En tiempo de recesión económica y guerra el gobierno tuvo pretexto y justificación para llenar el vacío de la empresa privada haciéndose cargo de las plantas eléctricas, los acueductos, la telefonía y transportación pública. ¡Hasta la producción de materiales básicos como cemento, cristal y cartón! La administración del gobernador Luis Muñoz Marín tuvo la visión para desprenderse de aquellas fábricas, pero —con resultado adverso que ahora vemos— retuvo los monopolios de electricidad, acueductos y telefonía. La administración del gobernador Pedro Rosselló evadió a tiempo un desastre, vendiendo la telefónica.

Ahora se manifiesta el fenómeno de municipios encarando la insuficiencia de ingresos con los que financiar su pretensión de gigantismo gubernamental, invadiendo el espacio de la empresa privada. El proceso lo inició exitosamente hace años el exalcalde Ramón Luis Rivera, padre, con parques temáticos en Bayamón. Posteriormente lo amplió el alcalde de Aguadilla, Carlos Méndez. Ahora, las empresas municipales son la orden del día: hoteles, parques acuáticos, pistas de hielo, restaurantes, panaderías, colmados, cafeterías… lo que sea que produzca un rédito para alimentar la nómina municipal.

La postura filosófica que separa a creyentes del gobierno grande e interventor de los que postulamos el gobierno pequeño de poder limitado, determina el grado de libertad que el ciudadano gobernado retiene para controlar su espacio individual. El gobierno existe como antídoto a la anarquía cediendo el ciudadano una porción de su libertad para crear la sociedad estructurada; siendo el exceso de poderes delegados lo que transforma la democracia en autocracia o dictadura. Ese precario balance define a los partidos políticos y orienta la trayectoria de sus candidatos. No se gobierna para competir con la empresa privada, se gobierna para fomentarla y promover el bien común. Cuando el ciudadano se descuida, pierde derechos de los que el gobierno se apodera. Eso anda sucediendo en algunos municipios de Puerto Rico y es hora de pararlo.

Otras columnas de Orlando Parga

jueves, 8 de noviembre de 2018

Washington, “we have a problem”

Tras las elecciones de medio término en Estados Unidos, Orlando Parga analiza el saldo de la votación y cuestiona si es la presidencia de Donald Trump lo que nos define como americanos

martes, 30 de octubre de 2018

Por qué no votaré por los republicanos

El exsenador Orlando Parga admite su decepción con el Partido Republicano, reitera su rechazo a Donald Trump y plantea por qué no votaría a favor de candidatos de ese partido en las elecciones del próximo 6 de noviembre

miércoles, 24 de octubre de 2018

Tiempo de reforma electoral

El exsenador Orlando Parga señala que es imperativo reconstruir el costoso andamiaje electoral de Puerto Rico

💬Ver 0 comentarios