Washington

¿A CAZAR LA PRENSA?

“Vamos tras el soplón, no tras el periodista”, dijo el subsecretario de Justicia fderal, Rob Rosenstein. Así anunció el gobierno estadounidense nuevas medidas para que periodistas revelen sus fuentes, las filtraciones de información confidencial que, según la Administración Trump, minan sus funciones y la seguridad nacional. Tales ajustes sentarían un precedente legal en ese país y podría abrir casos en las cortes estadounidenses contra esas “palomas mensajeras” que nutren el oficio periodístico y la democracia. Ilustración de Miguel Bayón.