(semisquare-x3)
La hija de la víctima, entonces de 8 años, ubicó a Eduardo Correa López en la escena del crimen, pero luego se retractó. (GFR Media)

Los abogados del Proyecto Inocencia radicaron una moción solicitando un nuevo juicio para Eduardo Correa López, convicto en 2008 y sentenciado a 111 años de prisión por la muerte de Yadira Delgado Candelaria, asesinada el 28 de noviembre de 2006 en el barrio Barrancas, en Arecibo.

Ahora, le toca a la fiscalía contestar la moción.

El 5 de octubre, personal del Negociado de Ciencias Forenses entregó en la sala de la jueza Heidi Keiss, del Tribunal de Arecibo, un examen de material genético mitocondrial que no ubica al convicto en la escena del crimen.

En la moción, sometida anteayer, se enfatiza el resultado del examen, que comparó 17 vellos encontrados en la escena y ninguno coincide con Correa López. Dos vellos adicionales encontrados en una pared reflejan el material genético de una tercera persona, quien “es presumiblemente el verdadero asesino”, según los abogados de Correa López, Julio Fontanet, Vanessa Mullet, Lillianette Cortés y Juan Carlos Vélez.

“Hay ausencia absoluta de material genético (ADN) del peticionario”, lee el escrito, en el que se sostiene que la petición procede porque se ha tenido acceso a prueba nueva que exculpa al convicto.

Se establece que quien único ubicó en la escena del crimen a Correa López fue la hija de la víctima, Shakira, entonces de 8 años.

En su primera versión, la niña dijo que no vio nada, y que ella y su hermana menor estaban dormidas. En la segunda, dijo que vio reflejada en una pared de su cuarto -a donde entraba luz por una apertura de dos pulgadas encima de la puerta- una silueta y era de su papá, Tomás Delgado Nieves.

La niña y su hermana, de tres años, encontraron el cadáver ensangrentado de su madre tirado sobre la cama de su habitación. Al momento del crimen, sus padres estaban separados.

En su tercera versión, Shakira ubicó en la escena a Correa López, a quien identificó en un restaurante luego del crimen, y alegó que lo vio a él y a su padre por la ranura superior de su puerta, ambos manchados con sangre y cargando cuchillos utilizando guantes. A raíz de esa tercera versión es que Correa López fue acusado.

Los abogados presentaron como anejo de la moción una declaración jurada de 2012, en la que Shakira se retractaba de su tercera versión al decir que le contó a un hermano que su padre no era culpable, mientras acusaba al agente Alejandro Montalvo de obligarla a acusar a su padre y a Correa López. Sostuvo que estaba amenazada, y dijo que “yo nunca vi nada”. Ese mismo año, Shakira prestó otra declaración en que se retractaba nuevamente.

“La única testigo presencial de los hechos ha ofrecido cinco versiones distintas e incompatibles entre sí”, reza el escrito.


💬Ver 0 comentarios