Keleher visitó ayer la escuela Casiano Cepeda de Rio Grande, que todavía no tiene servicio de energía eléctrica. (horizontal-x3)
Keleher visitó ayer la escuela Casiano Cepeda de Rio Grande, que todavía no tiene servicio de energía eléctrica. (Alex Figueroa Cancel)

La jueza superior Lauracelis Roque Arroyo, del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, desestimó ayer la demanda que le radicó la Federación de Maestros en la que exigía que se abrieran siete escuelas afectadas tras el paso del huracán María.

Entre las razones que expuso la jueza para desestimar la demanda es que, a ayer, seis de las escuelas incluidas en la demanda por la Federación habían sido reabiertas por el Departamento de Educación. Estas eran la Miguel Meléndez Muñoz, en Cayey; la Jesús M. Suárez, en Carolina; la Gaspar Vilá Mayans, en San Juan; la Natividad Rodríguez González, en Arroyo, así como la vocacional William Rivera Betancourt, en Canóvanas.

Entretanto, en la séptima escuela, la Pedro Fidel Colberg de Cabo Rojo, los estudiantes fueron reubicados a otro plantel, la Severo Colberg, ante los daños sufridos.

Pero más allá de la determinación de desestimar la demanda, la jueza expresó que la secretaria de Educación, Julia Keleher, tiene la facultad de determinar cuál escuela puede abrir y cuál no tras un desastre natural como el ocurrido.

“El Tribunal reconoce que conforme al artículo 5.03 de la Ley número 149 (“Ley Orgánica del Departamento de Educación de Puerto Rico”), la secretaria de Educación tiene facultad discrecional para determinar la apertura y el cierre temporal o permanente de instalaciones escolares, así como de planificar las instalaciones escolares. Naturalmente, estas facultades conllevan la consideración de elementos de seguridad y salubridad para así garantizar la seguridad física de los estudiantes al momento de ordenar la apertura de los planteles escolares, elementos importantes a considerarse ante la situación de Puerto Rico tras el paso del huracán María”, afirmó la jueza en la sentencia.

La Federación radicó la demanda el pasado 14 de noviembre, en medio de quejas de padres y maestros por la tardanza que registraba Educación para reabrir las escuelas tras el paso del ciclón. Esta tardanza se debió, en parte, a que la agencia requirió la inspección de todos los planteles para detallar los daños reportados.

A ayer, el 97% de las escuelas ya habían sido reabiertas, lo que representa 1,081 de las 1,112 que tiene el sistema público de enseñanza.

Keleher detalló que 31 de las escuelas que aún quedan sin abrir se deben a que sufrieron daños significativos por el ciclón, no cuentan con agua potable o funcionan como refugio.


💬Ver 0 comentarios