Hasta ayer, la Policía había registrado 19 asesinatos en lo que va del 2019. (GFR Media) (semisquare-x3)
Hasta ayer, la Policía había registrado 19 asesinatos en lo que va del 2019. (GFR Media)

La reducción presupuestaria que experimentó el Negociado de la Policía este año fiscal y la disminución en agentes activos se han combinado para complicar las tareas de la Uniformada para hacer frente a un inicio de año marcado por eventos violentos a plena luz del día, y cuyas imágenes captadas por ciudadanos han contribuido a aumentar el sentimiento de inseguridad que se vive en el país.

Ante esto, el Ejecutivo busca recursos dentro del mismo gobierno para ayudar a la Uniformada a cumplir con sus labores. Uno de esos esfuerzos se concretó ayer, cuando tres agencias se comprometieron a asignar empleados para que laboren con la Policía.

El Departamento de Hacienda, el Departamento de Corrección y Rehabilitación, y el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) trasladarán a empleados para realizar labores administrativas en la Policía, aunque no se especificó la cantidad.

“Vamos a llegar al compromiso de que los agentes de orden público de cada una de estas agencias estén a la disposición de la Policía de Puerto Rico para trabajar, colaborar, para que los hombres y mujeres de la Uniformada puedan tener mayores recursos a su disposición y que podamos combatir el crimen”, expresó el gobernador Ricardo Rosselló Nevares.

“Muchos miembros de la Policía realizan labores administrativas por necesidad de servicio, cuando es imperativo que puedan cumplir sus funciones en la calle, donde más falta hacen hoy día”, expresó el mandatario.

El acuerdo interagencial estará vigente hasta el 30 de junio.

A juicio del abogado experto en quiebra Rolando Emmanuelli, la limitación en los fondos con los que cuenta el Negociado de la Policía este año fiscal es producto de los choques entre la administración Rosselló Nevares y la Junta de Supervisión Fiscal (JSF).

“La seguridad es un servicio esencial, es esencial para la viabilidad del Estado y de la sociedad. Pero ni la Junta ni el gobierno han definido cuáles son los servicios esenciales, se han tirado la papa caliente. Si definen los servicios esenciales, tiene que protegerlos, establecer una prioridad sobre los créditos de los bonistas, que podrían quedar en un segundo o tercer nivel”, argumentó Emmanuelli.

El martes, el gobernador reconoció que la Policía necesita los fondos que se le redujeron de su presupuesto en verano pasado.

La Uniformada enfrentó una disminución en su presupuesto de $37 millones para el año fiscal que comenzó en julio, un recorte establecido por la JSF.

En total, la agencia opera actualmente con una asignación de $891.5 millones, de acuerdo con información provista por la portavoz de la Uniformada, Karixia Ortiz. De estos, $618.6 millones están dirigidos a nómina, según el desglose contenido en una de las medidas aprobada por la Legislatura que detalla el presupuesto.

Por su parte, entre el 2011 y el 2018, la Policía perdió unos 10,000 agentes activos, cuando la cifra se redujo de 22,000 a 12,000, detalla un informe trabajado el año pasado por la Comisión cameral de Seguridad Pública.

No han pedido más fondos

En lo que va del año fiscal –que comenzó el 1 de julio pasado–, las agencias que componen el Departamento de Seguridad Pública (DSP) han realizado tres peticiones formales a la JSF para hacer cambios en las partidas asignadas, lo que se conoce como reprogramación presupuestaria.

Dos de las peticiones fueron realizadas por el Negociado de Bomberos, una de las cuales fue para la contratación de 41 bomberos cuyos contratos temporeros vencían en octubre. La JSF avaló la reasignación de fondos luego que la Policía certificó que identificó $499,000 para transferir a las arcas de Bomberos.

El Negociado de la Policía solo ha realizado una petición de reprogramación presupuestaria, según los documentos disponibles en la página web del ente fiscal. La JSF rechazó la reasignación de $1.3 millones por involucrar una partida de los ingresos del Fondo General del año fiscal anterior.

Pero mientras la ciudadanía percibe una escalada en los incidentes violentos que se reportan en el país, las estadísticas de la Policía reflejan una reducción en los delitos contra la persona y la propiedad –conocidos como delitos TipoI– que se han reportado en los primeros días del 2019. Entre los datos, se destaca que se reportaron 35 robos menos en los primeros ocho días de este año, comparados con el año pasado. Asimismo, entre el 1 y el 8 de enero de 2019, se registraron 12 asesinatos menos que en el 2018.

Para el sicólogo social comunitario Carlos Rubén Carrasquillo, la incongruencia se debe a que varios de los asesinatos han ocurrido en lugares concurridos, a plena luz del día y han sido difundidos a través de internet.

Asimismo, el sociólogo Michael González destacó que la incidencia criminal de los primeros días del 2019 ha sido más baja que la de años anteriores, incluso según estadísticas del gobierno federal.

“Esto no se debe a ninguna estrategia, sino a que hay otras variables, como la migración, la crisis económica, que explican por qué han bajado dramáticamente los asesinatos”, sostuvo González.


💬Ver 0 comentarios