Rusia ve
El exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia fueron envenenados con el agente tóxico de fabricación rusa "Novichok". (EFE)

Rusia dijo que considera "ilegal" la nueva ronda de sanciones que prepara EE.UU. por el presunto uso de armas químicas, como el ataque con un agente nervioso contra el exespía Skripal en marzo en Reino Unido que occidente atribuye a Moscú. 

"Consideramos ilegales las restricciones introducidas por EE.UU. y nuestra postura es la misma acerca de pasos similares que puedan seguir", dijo el portavoz de la Presidencia, Dmitri Peskov.

El gobierno de EE.UU. notificó este lunes al Congreso que Rusia ignoró la fecha marcada para prohibir el uso de armas químicas, lo que abre la posibilidad de que Washington imponga nuevas sanciones a Moscú tras el envenenamiento del exespía ruso Serguéi Skripal y su hija Yulia con el agente tóxico de fabricación rusa "Novichok".

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, dijo en un comunicado que la agencia ahora consultará al Congreso sobre las nuevas sanciones. "Tenemos la intención de proceder de acuerdo con los términos de la Ley de CBW, que dirige la implementación de sanciones adicionales", dijo, refiriéndose a la Ley de Control de Armas Biológicas y Eliminación de la Guerra.

El Departamento de Estado determinó que Rusia no ha cumplido con las condiciones establecidas en la Ley de Eliminación de Guerra y Control de Armas Químicas y Biológicas de 1991.

EE.UU. impuso el pasado 27 de agosto una primera tanda de sanciones a Moscú por el caso Skripal, atribuido a agentes de la Inteligencia Militar de Rusia. 

En concreto, suspendió los programas de cooperación técnica con Rusia y la concesión de licencias para la exportación de mercancías y tecnología de uso civil y militar a empresas rusas con participación estatal. 

Entonces, la Casa Blanca dio tres meses a Moscú para permitir una inspección de la ONU en territorio ruso y garantizar que no volverá a emplear armamento químico. 

En caso de incumplir estas exigencias, EE.UU. amenazaba con adoptar otra tanda de sanciones mucho más severas y muy dañinas, incluida una degradación de las relaciones diplomáticas, prohibiciones a la importación de petróleo ruso y a las exportaciones de "todos los demás bienes y tecnologías", además de productos agrícolas.

Putin dijo que Rusia no tenía motivos para atacar a Skripal, que había cumplido condena en prisión por espiar para Gran Bretaña y luego fue liberado en un acuerdo de intercambio de espionaje en 2010. Moscú también niega entrometerse en la política de los Estados Unidos.

Según la agencia de crédito Standard & Poor's, la administración de Trump elegirá tres de las siguientes seis opciones de sanciones: restringir las importaciones estadounidenses de petróleo ruso, prohibir las exportaciones estadounidenses de tecnología y alimentos, restringir el acceso de Rusia a los mercados financieros internacionales, prohibir a los bancos estadounidenses otorgar préstamos al gobierno ruso, rebajar aún más las relaciones diplomáticas y restringir los viajes en los EE.UU. por parte de las aerolíneas rusas Aeroflot.

Ed Royce, presidente republicano del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, pidió a la administración de Trump "actuar rápidamente" sobre las sanciones.

En septiembre, Gran Bretaña acusó a dos ciudadanos rusos de intentar matar a Skripal y a su hija, Yulia, con el agente nervioso Novichok, diseñado por los soviéticos. Los Skripal sobrevivieron al ataque, pero pasaron semanas en el hospital.

Gran Bretaña dice que "la operación fue casi seguramente aprobada a nivel gubernamental superior".

El grupo de investigación británico Bellingcat identificó a los dos sospechosos como miembros de la unidad de inteligencia militar rusa conocida como GRU, uno médico militar y el otro, un agente condenado.

Los hombres niegan su participación, diciendo que viajaron a Salisbury como turistas.


💬Ver 0 comentarios