Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Padres de los jóvenes desaparecidos en Iguala participan de una misa en la población de Ayotzinapa, Guerrero, México (EFE/ Lenin Ocampo Torres).

Personal de la División de Investigación de la Policía Federal de México capturó a Erick Uriel “N”, alias “La Rana”, presuntamente ligado a la desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa, así lo informó el diario mexicano El Exelsior.

"Felicito a los elementos de la División de Investigación de la @PoliciaFedMx por la detención de Erick Uriel “N”, presuntamente relacionado con la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa, quien fue capturado en cumplimiento de un mandato judicial”, confirmó en Twitter el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alfonso Navarrete.

Uriel “N” está señalado  como una de las últimas personas que tuvo contacto con los 43 y por su relación directa con el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, María de los Ángeles Pineda.

De acuerdo con fuentes del gabinete de seguridad, el presunto delincuente, maestro de educación física, fue uno de los encargados de recibir a los estudiantes en las inmediaciones del basurero de Cocula y “apilar los cuerpos”.

Originario de Atixtlac, Guerrero, "La Rana" era uno de los objetivos prioritarios del gobierno federal en la investigación del caso Iguala y según las investigaciones, se desempeñaba como sicario y traficante de droga de Cocula a Balsas, y de Balsas a Iguala.

En su declaración ministerial, del 28 de octubre de 2014, el sicario Jonathan Osorio Cortes, mencionó que en la “entrada de Cocula en el crucero Teloloapan, Iguala-Cocula, conocidos como Lomas del Coyote nos topamos a una camioneta color blanco, en la cual venían como 40 personas, cuidándolos venían el Cepillo y/o Terco, “La Rana”, el Duba, y el Peluco".

Durante una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebrada el 2 de marzo en Colombia, el fiscal del caso Ayotzinapa, Alfredo Higuera, dijo que manejaban información importante en la investigación para "esclarecer aspectos fundamentales del caso".

La nueva información incluía "tener por identificado el móvil por el que fueron agredidos los estudiantes", declaró Higuera en la reunión de la CIDH, en la que participaron padres de los 43 estudiantes desaparecidos el 26 de septiembre de 2014.

La versión oficial señala que los 43 estudiantes fueron detenidos el 26 de septiembre de 2014 por policías corruptos en Iguala, municipio del sureño estado de Guerrero, quienes los entregaron a un grupo criminal que los asesinó, incineró sus cuerpos y arrojó sus cenizas a un río. 


💬Ver 0 comentarios