La caravana de migrantes decidirá este viernes si sigue o no la travesía a EE.UU. (semisquare-x3)
Grupos de migrantes descansan en la Ciudad de México a la espera de seguir con su travesía a los EE.UU. (EFE)

Las comisiones de diálogo y de seguridad de la caravana migrante, que estos días se reagrupa en Ciudad de México, pidieron a los integrantes del éxodo 48 horas para informarse y dialogar y tomar una decisión de seguir o no con su travesía hacia Estados Unidos.

"Unos se quieren quedar y otros quieren ir, unos quieren avanzar por Tijuana, otros por Laredo, Matamoros y Monterrey, pero debemos informarnos, ponernos de acuerdo y seguir unidos", dijo uno de los representantes.

"En desorden no vamos a lograr nada, si nos dividimos quedamos propensos a ser secuestrados y a pasar peligros. Hagamos la lucha juntos", añadió al tiempo que pidió a sus compañeros "tomar el miércoles y jueves para reflexionar" su posible decisión.

Otro representante señaló que "una mala decisión puede acabar con la vida de una persona" y recordó que la decisión que tomarán, en algunos casos, la hacen a nombre suyo y de su familia y debe ser bien pensada.

"Esperemos 48 horas, informémonos mañana, conversemos y tomemos una decisión tras hablar con Andrés Manuel López Obrador", presidente electo de México, con quien sostendrán una reunión el jueves.

Previo a la asamblea, representantes de organizaciones y defensores de Derechos Humanos alertaron y advirtieron a los migrantes sobre el peligro que representa avanzar al norte de México, especialmente en el estado de Tamaulipas.

Sobre su posible llegada con Estados Unidos, les recordaron que el presidente Donald Trump desplegó a miles de agentes de seguridad en la frontera.

Les recordaron que este miércoles darán pláticas y asesorías para que sepan como pedir asilo en México y Estados Unidos.

"Queremos que estén informados antes de que se vayan y los acompañaremos si siguen adelante", apuntó uno de los defensores.

La caravana migrante se encuentran en Ciudad de México, en espera de los compañeros todavía dispersos en los estados de Veracruz, Oaxaca y Puebla, con la intención de continuar todos juntos su travesía hacia Estados Unidos.

Los centroamericanos no dejan de llegar a las puertas de un complejo deportivo ubicado en oriente de la capital, donde medio millar de integrantes durmieron la noche del domingo y donde llegarán a juntarse unas 5,000 personas, de acuerdo con estimaciones del gobierno de la ciudad.

Unos 7,000 inmigrantes llenan la capacidad de albergue de Ciudad de México

En el complejo deportivo Magdalena Mixhuca, en el este de Ciudad de México, las autoridades siguen instalando nuevas carpas para albergar en ellas a los miembros de la caravana, la mayoría de ellos hondureños.

Estas carpas se ubican en el interior y el exterior de un campo de fútbol al aire libre, cuyas gradas también han sido aprovechadas por algunos migrantes para descansar.

Además, ha aumentado el número de tiendas de campaña y algunas personas han creado pequeños refugios con toldos.

De acuerdo con Pueblo sin Fronteras, organización que acompaña a este masivo movimiento migratorio, ayer llegaron unas 5,000 personas de los estados de Puebla y Veracruz.

En declaraciones a medios, Tristán Call, integrante de la organización, dijo que los miembros de la caravana todavía no saben cuánto tiempo se van a quedar en la ciudad o cuál será su ruta para continuar hacia Estados Unidos. "Estamos esperando escuchar la palabra de la asamblea de la gente de aquí", apuntó.

No se sabe con exactitud cuántos migrantes hay en estos momentos. El jefe de gobierno de Ciudad de México, José Ramón Amieva, informó que unas 4,500 personas pasaron la noche en el complejo deportivo, pero el responsable de la demarcación Iztacalco, Armando Quintero, dijo que han llegado 7,000 personas y que las instalaciones están "al límite de su capacidad".

En el lugar se han instalado numerosas organizaciones civiles que ofrecen diferentes servicios a los migrantes, como información sobre las solicitudes de refugio, llamadas gratuitas a familiares, juegos para los niños y atención médica.

A esto se le suma la labor de todos los voluntarios que se han apuntado para realizar alguna tarea de ayuda. Por el momento, la Comisión de Derechos Humanos capitalina ha registrado a más de 700.

Además, a las puertas del complejo llegan multitud de vehículos con particulares o integrantes de organismos que quieren llevar donaciones a los migrantes, como frutas, pañales, ropa o productos de higiene.

La carpa comedor ofrece tres turnos de comida diarios, de dos horas cada uno. Los desayunos se reparten con ayuda de las 16 alcaldías de la ciudad -que se van turnando-, mientras que el gobierno capitalino se encarga de repartir las comidas y las cenas.

Además, diferentes congregaciones religiosas, la Arquidiócesis y la organización católica Cáritas han instalado otra carpa en la que reparten comida, además de medicamentos y ropa.

Los llegados a la capital forman parte de la primera caravana migrante, que partió del norte de Honduras el pasado de octubre.

Además, una segunda caravana conformada por unas 1,500 personas, principalmente hombres jóvenes, se halla en estos momentos en San Pedro Tapanatepec, estado de Oaxaca, y otro tercer grupo, menos numeroso, todavía permanece en el estado de Chiapas, fronterizo con Guatemala.

Cientos más esperan el resultado de sus solicitudes de asilo a las autoridades migratorias mexicanas.


💬Ver 0 comentarios