Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Una decisión de Swain permitió a la ACT no pagar los bonos pagaderos con ingresos de peajes tras haberse acogido al remedio de bancarrota bajo el Título III. (GFR Media) (horizontal-x3)
Una decisión de Swain permitió a la ACT no pagar los bonos pagaderos con ingresos de peajes tras haberse acogido al remedio de bancarrota bajo el Título III. (GFR Media)

Desde ayer, la casa acreditadora Fitch Ratings identificará en sus reportes crediticios aquellos bonos de recaudos especiales (“special revenues bonds”) que podrían afectarse si una decisión de la jueza Laura Taylor Swain en los bonos de la Autoridad de Carreteras y Transportación (ACT) se sostiene.

Según un reporte de la casa acreditadora, en lo sucesivo, se incluirá un comentario en aquellos instrumentos que entiende podrían afectarse en caso de que el foro judicial federal reafirme una decisión de Swain que permitió a la ACT no pagar los bonos pagaderos con ingresos de peajes tras haberse acogido al remedio de bancarrota bajo el Título III de la ley federal Promesa.

El pasado 30 de junio, Swain determinó que la sección 922(d) del Código de Quiebras federal permite a un municipio, condado o jurisdicción decidir si debe o no continuar pagando los bonos de recaudos especiales en lugar de que dicha sección actúe como un alivio a los bonistas cuando ese emisor municipal se encuentra en un proceso de bancarrota.

La decisión de Fitch podría considerarse el primer efecto concreto del proceso judicial de Puerto Rico en el resto del mercado municipal estadounidense, donde la estrategia de separar ciertas fuentes de recaudos de los gobiernos y utilizarlos como colateral para emitir deuda se ha considerado como una fortaleza. En ese nicho también se ubican los bonos de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y aquellos de la Corporación del Fondo de Interés Apremiante (Cofina) y hasta ahora, en los procesos de bancarrota, este tipo de valores se consideran como deuda “asegurada” porque estas poseen una fuente específica y dedicada de recursos.

Hace unas dos semanas, El Nuevo Día reportó que la firma de fondos institucionales Franklin Templeton -una de las firmas que ha invertido en la isla por espacio de 30 años- estaba inclinada a no comprar más bonos de Puerto Rico y de ciudades o estados que enfrentaran problemas financieros.

El año pasado, varios bonistas de la ACT -entre ellos Peaje Invesments- acudieron a Swain reclamando a la jueza que protegiera sus derechos como acreedores. Ello, al reclamar el pago de los bonos y solicitar que se protegieran los recaudos de peajes que garantizan la deuda de la corporación pública, los cuales -según la escritura de bonos- deben depositarse en las cuentas de servicio a la deuda y no utilizarse en gastos operacionales. El reclamo fue desestimado por Swain y ahora aguarda una decisión del foro apelativo federal.

“Una decisión judicial final, en el caso de que sea consistente con este enfoque, crearía incertidumbre acerca del pago pleno y a tiempo de las obligaciones de recaudos especiales incluyendo aquellas de utilidades, transporte y otras empresas de gobiernos locales, así como algunos bonos pagaderos con impuestos dedicados en la eventualidad de que ese gobierno radique una petición de bancarrota bajo el capítulo 9 (del Código de Quiebras)”, reza el comentario de Fitch.

El mes pasado, luego de conocer la decisión de Swain, Fitch circuló un comentario al mercado inversor señalando que la decisión “lanzaba lodo” a las aguas del nicho de bonos, pues la interpretación que dio la jueza a lo dispuesto en el Código de Quiebras federal supone “un paradigma diferente” a la hora de evaluar bonos de recaudos especiales que, a su vez, estaría “en desacuerdo” con el tratamiento que han recibido estos valores en procesos de bancarrota.

“Las protecciones del Capítulo 9, proveyendo un escudo a la deuda de recaudos especiales de las provisiones de la suspensión automática, han asegurado consistentemente el pago de los recaudos especiales disponibles durante los procesos de bancarrota”, comentó entonces la directora gerencial de Fitch, Amy Laskey.


💬Ver 0 comentarios