(semisquare-x3)
El público ha favorecido y recomendado la producción local de “Mamma Mia!”, la cual ha vendido diez funciones. (Suministrada)

Lograr que todos los elementos que inciden en una puesta en escena engranen con precisión para que el resultado final provoque que una audiencia completamente satisfecha no pare de aplaudir, conmovida y emocionada por la propuesta que acaba de disfrutar, es el sueño de todo productor y director teatral.

Esto es lo que ha provocado la producción puertorriqueña del afamado musical “Mamma Mia!” que este fin de semana completa diez funciones vendidas a capacidad; algo que hace tiempo no sucedía en el Centro de Bellas Artes de Santurce.

¿Cuál es la clave? Talento, calidad, cuidado en el detalle y nuevamente talento, mucho talento, eso de lo que Puerto Rico no carece, aunque en más ocasiones de lo deseado se desperdicie en propuestas superfluas e intrascendentes o que, por el contrario, cuando se desborda en proyectos de calidad sea ignorado por el público.

La Fundación Arturo Somohano se embarcó en el reto de traer a las tablas locales una producción músico teatral de gran escala, que desde su estreno en Londres en 1999 se escenifica de manera ininterrumpida alrededor del mundo e incluso ha llegado a la gran pantalla, basada en la música de ABBA.

El elenco es de ensueño: una diva multitalentosa -y taquillera- apoyada por grandes talentos de la actuación que cantan y bailan. Cada quien aportando el cien por ciento en sus fortalezas y dándolo todo aun en sus áreas débiles.

Ednita Nazario en el rol estelar da cátedra sobre lo que es actuar desde la interpretación vocal. Este es un don que no muchos cantantes poseen o cultivan: dominar el arte de comunicar inequívocamente la intención detrás de cada palabra en la letra de una canción. Las conexión emocional que la “Diva de Ponce” alcanza con la audiencia al interpretar canciones como “The Winner Takes it All”. “Slipping Through My Fingers” y “One of Us”, es simplemente poderosa, única y memorable.

Denise Quiñones por su parte, aprovecha la valiosa oportunidad de tener en sus manos el personaje idóneo para demostrar todo el talento que posee y cómo se ha preparado a lo largo de más de una década en las diversas disciplinas de las artes escénicas. La exMiss Universe boricua se gana los aplausos más sonoros en cada una de sus intervenciones. Gran parte del público no deja de comentar que su trabajo es la gran sorpresa de la producción, pero lo cierto es que Quiñones lleva años presentándose en piezas teatrales dramáticas, musicales o de comedia, e incluso en su faceta de cantante, solo que en esta ocasión brilla en cada una de sus escenas. Es evidente que se está viviendo la experiencia a cabalidad y logra transmitir esa emoción a la audiencia.

Sara Jarque es sin lugar a dudas la “show stopper” de la producción. Es el vivo ejemplo de lo que es ser una artista completa: actúa, canta, baile, y en “Mamma Mia!” encontró el rol para desplegar todo ese talento al tope. Su entrega en el número “Does Your Mother Know” está a la altura de los escenarios más prestigiosos del mundo.

Marisol Calero es otro de los grandes aciertos en este casting de oro sólido. Si es el “comic relief” desde su primera salida a escena, su trabajo junto a Carlos Esteban Fonseca en “Take a Chance”, hace ver una de las escenas más demandantes a nivel físico de la pieza como un paseo y a la vez provoca toda la hilaridad que se espera del momento.

Braulio Castillo es sencillamente el señor actor derrochando el carisma que exige su personaje, mientras crea una química deliciosa con Ednita.

Joaquín Jarque completa el trío de grandes actuaciones masculinas, equipo al que hay que sumar a Christian Laguna, un talento joven del patio que ha sabido prepararse con dedicación y en las mejores instituciones en canto, baile y actuación.

Aparte de las actuaciones e interpretaciones, esta producción cuenta con excelentes elementos de escenografía, vestuario, dirección escénica, coreografía y música en vivo, todos a cargo de talentos puertorriqueños.

El teatro musical en Puerto Rico lleva tiempo cimentándose gracias a la entrega y la entereza de instituciones como Producciones Santa Bernardita y el Programa de Teatro de la escuela laboratorio del Recinto Metro de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (CeDIn).

Es desde estos talleres que toda una nueva generación de talentos boricuas ha adquirido y se ha pulido en las destrezas de este exigente género teatral.

Vislumbramos que la visibilidad que le ha dado la producción de “Mamma Mia!” al teatro musical en la isla podría provocar una respuesta más activa del público hacia estas producciones.

Las piezas están cayendo en su lugar. Basta pensar que este sábado comienza la esperada venta de boletos para la presentación del multilaureado musical “Hamilton”, del puertorriqueño Lin-Manuel Miranda y con la que reabre el Teatro de la Universidad de Puerto Rico equipado con toda la tecnología para representar más de este género sea de producciones boricuas o internacionales.


💬Ver 0 comentarios