(horizontal-x3)
Adriana Díaz estará presente en el Campeonato Mundial Juvenil, que se celebrará en Australia en diciembre. (Archivo / GFR Media)

Aunque Adriana Díaz no logró entrar en los cuadros principales de los Abiertos de Suecia y Austria, su participación en esos eventos le sirvió para foguearse ante competidoras de gran nivel y para tener una idea de cómo sigue el desarrollo de la tenismesista de 18 años.

“Hay competencias que se buscan resultados o medallas. Con estas en particular (Suecia y Austria), por su gran complejidad, buscábamos fogueo y ver como estábamos competitivamente. Si queremos alcanzar logros de mayor envergadura, tenemos que estar constantemente donde está el máximo nivel”, apuntó Bladimir Díaz, entrenador y padre de la deportista, quien expuso que estaba complacido con el desempeño de la atleta.

En Suecia, Adriana cayó en su primer compromiso de la categoría adulta, pero obtuvo bronce en la competencia Sub 21. Mientras, en Austria, perdió en la segunda ronda clasificatoria. 

Bladimir agregó que una forma justa de evaluar el desempeño de Adriana es ver - no solo las medallas- sino a las contrincantes que enfrentó, las cosas que se hicieron en los juegos, qué estrategias funcionaron y que no.

“Si siempre sales a competir pensando que no puedes perder, ya tienes una gran posibilidad de perder en todos los sentidos”, acotó el entrenador.

Como parte del análisis que ha hecho, Bladimir entiende que tiene que trabajar con el físico de su pupila para que desarrolle más rapidez, lo que planificar hacer en diciembre y en enero. Asimismo, buscará que se mida competidoras que le presenten estilos distintos.

En el caso de Melanie Díaz,quien también estuvo activa en ambas competencias y tampoco logró llegar al cuadro principal, explicó que “por su ranking (196) casi siempre le tocan jugadoras bien duras al principio”. 

“Para mejorar, vamos a hacer cambios en su juego, más variaciones de velocidad y una mejor apertura. El año próximo trataré de que pueda jugar una liga para que tenga más fogueo”, agregó.

Situación nueva 

El técnico reconoció que el revuelo causado por el asunto de que el Comité Olímpico de Puerto Rico  no pudiera pagar los pasajes de ese viaje, les causó estrés a las atletas al principio porque era una situación nueva para ellas. Sin embargo, después entendieron que las críticas son parte del proceso y que tienen que aceptarlas si quieren representar al país.

“El revuelo fue una situación nueva para ellas porque -normalmente- quien tiene que dar la cara en asuntos difíciles soy yo. Ellas sabían que estaban siendo objeto de análisis por mucha gente, y al principio les causó estrés. Pero después entendimos que era parte del proceso y que tenemos que aceptar si queremos seguir representando a Puerto Rico. De hecho, los mensajes de apoyo fueron más que los que tuvimos en contra, así que creo no nos afectó. No obstante, tampoco siento rencor con nadie. Hay que respetar las opiniones diferentes aunque no favorezcan a uno”.

La próxima competencia de las hermanas Díaz y de la Selección Nacional de tenis de mesa será el Campeonato Panamericano que se disputará en Santiago, Chile, del 20 al 25 de noviembre. Dicho torneo es clasificatorio para los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Adriana también estará presente en el Campeonato Mundial Juvenil, que se celebrará en la ciudad australiana de Bendigo del 2 al 9 de diciembre.


💬Ver 0 comentarios