El campeón gallo de la Federación Internacional deBoxeo (FIB) concluyó la parte pesada de su entrenamiento para su defensa titular del próximo 20 de octubre en Orlando.

El campeón gallo de la Federación Internacional deBoxeo (FIB), Emmanuel “Manny” Rodríguez concluyó este miércoles la parte pesada de su entrenamiento para su defensa titular del próximo 20 de octubre en Orlando, y dijo que solo le resta mantenerse cerca del peso.

Rodríguez, según expresó durante un entrenamiento abierto a la prensa en el Gimnasio Municipal de San Juan en el Barrio Caimito, realizó en esta ocasión unos 140 asaltos de boxeo, en preparación para su choque contra el australiano Jason Moloney.

Moloney es un invicto peleador, al igual que Rodríguez, con récord de 17-0 y 14 nocauts, que figura como retador mandatorio del boricua, quien se coronó monarca de la FIB tan reciente como en mayo cuando superó por decisión unánime al británico Paul Butler.

“Ya estamos en la etapa de bajar la carga. Ayer terminé la etapa de guanteos y terminé la preparación con 140 asaltos. Hoy en la mañana terminé la etapa de repeticiones en la pista. De hoy en adelante a bajar la carga. Estamos cerca del peso, a comer bien y el lunes ya nos vamos hacia Orlando”, dijo Rodríguez, con récord de 18-0 y 12 nocauts, previo a subir al cuadrilátero del gimnasio en Caimito, donde solo haría algunos ejercicios ligeros.

Rodríguez señaló que al momento está marcando un peso de 123 ½ libras, solo cinco y media por encima del límite de las 118.

Su combate contra Moloney marca un paso importante no solo para mantener su corona, sino para entrar al torneo de la World Boxing Super Series, que entre este año y 2019 coronará a un supercampeón en distintas divisiones, incluyendo la categoría gallo en que pelea el boricua.

De salir airoso este mes, Rodríguez tiene previsto chocar en febrero de 2019 ante el japonés Naoya Inoue, campeón de las 118 libras de la AMB.

“Se puede decir que, para esta pelea, no es que me preparé mejor que para la otra (contra Butler), pero hubo mejores sparrings de guanteo”, destacó Rodríguez, de 26 años.

“Lo más importante aquí ha sido el acuartelamiento. Soy un boxeador que si no me acuartelo no puedo entrenar. No es que soy un boxeador que me gusta el jangueo. Gracias a Dios no voy a discotecas, no bebo ni tengo ningún vicio. Pero siempre me hace falta la concentración de un acuartelamiento. Y para esta pelea lo hemos hecho bien. Llevamos tres meses acuartelados y el trabajo se va a ver en la pelea el sábado 20 (octubre)”.


💬Ver 0 comentarios