Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Yacksel Ríos recopiló marca de 1-0 y efectividad de 4.41 como relevista de los Filis de Filadelfia, al tiempo que trabajó en 16.1 entradas en las que ponchó a 17 bateadores. (semisquare-x3)
Yacksel Ríos recopiló marca de 1-0 y efectividad de 4.41 como relevista de los Filis de Filadelfia, al tiempo que trabajó en 16.1 entradas en las que ponchó a 17 bateadores. (Juan Luis Martínez Pérez)

Yacksel Ríos no es un tipo pretencioso. Simplemente este joven lanzador puertorriqueño es un atleta que le gusta forjarse grandes metas.

El espigado lanzador cagüeño ya probó sus primeras tazas de café en las Grandes Ligas en el 2017 con los Filis de Filadelfia. Y el gusto fue tal que el tirador derecho está apostando en poder establecerse en las Mayores sin importar el rol y pensando incluso en llegar algún día al Salón de la Fama en Cooperstown.

“Fantástico. Un sueño logrado”, dijo Ríos, quien lanza para los Indios de Mayagüez en el torneo invernal, cuando se le preguntó sobre su experiencia al debutar con los Filis.

“Cuando uno llega allá, es un paso más. No es todo. Falta mucho por recorrer. Intentar ser uno de los mejores en el show. Es la meta ahora y en un futuro. Y si todo sale bien, pues el Salón de la Fama. No es una meta fácil de lograr, pero uno tiene que exigirse y ponerse grandes metas”, dijo Ríos, de seis pies y tres pulgadas de estatura.

Reclamado por la organización de los Filis en el sorteo del 2011 (cuarta ronda), Ríos fue ascendido por los Filis a finales de agosto para trabajar en el bullpen, luego de actuar durante seis temporadas en liga menor en donde recopiló marca de 25-20 y efectividad de 3.93 como abridor y relevista.

Con los Filis tuvo marca de 1-0 con 4.41 de efectividad como relevista. Trabajó en 16.1 entradas en las que ponchó a 17 bateadores.

Consciente del talento del lanzador de 24 años y de la necesidad de trabajar un poco más en el bullpen, los Filis le dieron el permiso para lanzar en el invierno ya fuera en República Dominicana o en Puerto Rico.

“Filadelfia no me prohibió lanzar en el invierno. El plan original era que me fuera a lanzar a la República Dominicana, pero tuve que elegir una de las dos y obviamente preferí quedarme en mi casa. El torneo era más tarde y me convenía lanzar en enero e ir listo para los campos de entrenamiento. Hasta el momento tengo toda la autorización de los Filis para lanzar aquí”, dijo.

“Vengo a trabajar en el bullpen”, dijo con firmeza a El Nuevo Día. “Tengo que trabajar muchas cosas, pero los planes son que trabaje en relevo. Yo soy lanzador, abridor o relevista, comoquiera voy a hacer mi trabajo. Es lo que sé hacer.”

Poseedor de una recta pesada, Ríos reconoció que el trabajar intensamente en el torneo invernal en las pasadas dos campañas le ha ayudado mucho, principalmente, en la perfección de ese segundo lanzamiento, el cual identificó como el slider.

“Estuve muchos años trabajando con perfeccionar el slider como mi segundo pitcheo. A paso de bebé, pero se logró y todavía falta mucho. Eso no es así porque así. Falta mucho por recorrer y por aprender. Todo los días se aprende,incluso aquí”, dijo.

“Siempre es bueno tener variedad. Yo siempre practico más de dos pitcheos. Tengo cuatro o cinco y los practico por igual. Tengo que tener uno y dos, y esos tienen que ser los mismos”.

Por otro lado, Rafy Chaves, quien trabajó con Ríos en los pasados inviernos y hoy ocupa una importante plaza en la organización de los Filis, elogió el progreso de su lanzador.

“Tiene un tremendo futuro. Todo está en que se mantenga saludable. La mejoría que ha tenido ese muchacho es del cielo a la tierra. En Mayagüez fue que cogió el piso. La cuestión es que no tenía un pitcheo secundario, que le sirviera, pero fue trabajando en Mayagüez donde lo perfeccionó”, dijo Chaves, quien labora como supervisor de lanzadores de la organización de los Filis.

“Filadelfia sabe de cuánto Yacksel se benefició de venir a pitchear aquí en la liga de invierno en la pasada temporada. Él fue un proyecto en Mayagüez con nosotros y fue a Estados Unidos y fue otro lanzador”, agregó Chaves, quien este invierno no vino a trabajar con los Indios por asuntos personales y por compromisos con la organización.

Chaves, quien en el 2006 se convirtió en el primer boricua en trabajar como instructor de lanzadores en las Grandes Ligas con los Marineros de Seattle, dijo que la condición para que Ríos viniera a Puerto Rico era para trabajar como relevista. No tiene otra restricción.

“Simplemente, lo rutinario como se está utilizando ahora. Si lanzas una entrada, que no pase de 25 lanzamientos. No más de dos entradas. Cositas así. En otras palabras, cuídamelo.”

“Eso sí, en relevo nada más. En Estados Unidos, él ha estado abriendo también. Los planes de la organización es para relevar. Él abrió un montón de juegos hasta el año pasado, pero su futuro es en el relevo”, dijo Chaves.

Por su parte, Ríos no le teme a la nueva encomienda de los Filis y asegura que se esforzará por convertirse en uno de los mejores relevistas. ¿Los Filis querrán hacer de ti una carrera como relevista?, le preguntó El Nuevo Día.

“Sí quizás, hay muchas posibilidades. No me niego a nada. Yo amo lo que hago y no importa. Abridor, relevista, cerrador... ese es mi trabajo, lanzar”, contestó.


💬Ver 0 comentarios