(horizontal-x3)
Los Bravos de Cidra no podrán jugar en su estadio, pero la Federación de Béisbol intenta salvar su participación. Cidra es una de las principales franquicias de la liga con nueve títulos en la historia. (GFR Media)

Toda competencia profesional o aficionada presenta algunos ingredientes que le dan más sazón a su torneo. En las Grandes Ligas, por ejemplo, es la rivalidad entre los Yankees de Nueva York y los Medias Rojas de Boston. En la NBA, en la actualidad, son los enfrentamientos entre Cleveland y Golden State.

Y si pensamos en el deporte boricua viene a la mente los choques de los Piratas de Quebradillas y los Capitanes de Arecibo en el BSN.

Pero este año, hay una competencia en la isla que va encaminada a perder uno de sus principales ingredientes en el torneo. Se trata del Béisbol Doble A ante la posibilidad de que ningún equipo de la Sección Central esté participando en el venidero torneo, tras los daños ocasionados en sus respectivos estadios por el paso del huracán María en septiembre pasado.

La división Central es una de las más tradicionales e importantes en la Doble A. Cidra, con siete campeonatos desde el 2005 y nueve en total, Comerío, Cayey, Barranquitas y Aibonito integran esta sección y, hasta el momento, ninguno de ellos ha confirmado su participación para el torneo que arrancará el 1ro de abril.

Incluso, Cayey ya sometió la petición de dispensa, cuando fue el equipo con mayor fanaticada en el pasado torneo. Es la única sección de un total de ocho sin la confirmación de un solo equipo.

De hecho, al momento solo 26 conjuntos han asegurado que jugarán este año. Los equipos tienen hasta el próximo martes para informar si participarán o no, informó la Federación de Béisbol Aficionado de Puerto Rico (Fbapr). Su presidente José Quiles entiende que unos 32 equipos se reportarán a los parques en el próximo torneo. Este número es inferior al de las últimas tres temporadas, cuando participaron 42 conjuntos.

Sin parques para jugar

En entrevistas con El Nuevo Día, los apoderados de Comerío, Cayey y Cidra hablaron de las dificultades de jugar esta temporada por los daños en sus parques.

En el caso de Comerío, el apoderado Pedro Rivera señaló que va encaminado a pedir una dispensa debido al estado en que quedó el estadio Carlos Bonet, que fue cubierto por las aguas del río La Plata durante el azote del huracán.

“Esta semana estaremos haciendo la petición oficial a la Liga de no jugar en la temporada 2018. Comerío no tiene forma de tener alguna participación, porque el parque fue destruido totalmente, y cuidado si las reparaciones toman más de un año”, expresó Rivera, quien tampoco ve factible que pueda jugar en otro lugar porque los parques más cercanos también fueron destrozados por la furia de María.

De la misma, Rivera puntualizó que las dificultades económicas que atraviesa este municipio es otro escollo difícil de superar. “Si fuese a jugar, no tengo forma de tocar las puertas del comercio para poder generar algún ingreso al equipo en esta situación tan difícil. Creo que es un año en el que hay que darle un espacio al comercio, a los ciudadanos, al alcalde Josian Santiago y al municipio para que puedan recuperarse”, manifestó Rivera.

Cayey recesará

Mientras, los Toritos de Cayey ya radicaron la petición de receso ante la Liga, quien les solicitó que reconsideraran su decisión. Sin embargo, el apoderado Héctor de Jesús apuntó que lo campeones seccionales del pasado torneo no jugarán porque el estadio Pedro Montañez no está en condiciones.

“El estadio de Cayey sufrió unos daños estructurales que hasta que no se certifique su uso, no se puede utilizar. He estado en conversaciones con el alcalde Rolando Ortiz, y él está pendiente a que el seguro responda por los daños. Pero esto del seguro ha sido bien cuesta arriba, y el municipio no va a poner dinero de su bolsillo hasta que el seguro haga su evaluación y eventualmente corra con la responsabilidad de la reparación”, declaró De Jesús.

“Ante este panorama, no hay garantías de que ese parque esté listo, y fue una de las razones por las que tuve que someter la dispensa”, agregó el apoderado del equipo que más fanaticada llevó durante la pasada temporada con unos 34,000 fanáticos.

En veremos Cidra

En el caso de los Bravos de Cidra, su apoderado Carmelo Ortiz expresó que desea jugar, pero también señaló que el estadio Jesús M. Freire sufrió daños considerables. “Mi interés como apoderado es jugar, pero recibí una carta del alcalde (Javier Carrasquillo) que me indica que el estadio no va a estar listo para utilizarse por los daños provocados por el huracán María. Pero si el municipio pone el parque en condiciones, Cidra está dispuesto a jugar”, manifestó Ortiz.

“Sería triste y lamentable que un equipo que se ha convertido en el más ganador en la década del 2000, con siete campeonatos, se vea huérfano de participar en el torneo federativo. Tanto los jugadores como este servidor, estamos en la mejor disposición de jugar, siempre y cuando habiliten el estadio”, reiteró Ortiz.

Trascendió que la Federación busca opciones para mover los juegos de Cidra a otro pueblo y así confirmar su participación, al igual que Aibonito.

Evaluará las peticiones

Por su parte, el presidente Quiles manifestó que solamente ha recibido solicitudes de dispensa de Cayey y de los Azucareros de Yabucoa. Agregó que toda solicitud será evaluada para asegurarse que las justificaciones ofrecidas sean válidas. “Nosotros vamos a evaluar todas las peticiones de dispensa. La solicitud de dispensa no puede ser solamente porque tienes el parque roto. Porque Barranquitas jugó tres años sin parque. Aibonito jugó tres años sin parque”, declaró Quiles.

“A esos equipos de la sección central, ¿dónde queda el parque de Gurabo? A 20 minutos. ¿Y tú me vas decir a mí, que con una gran fanaticada que sigue el béisbol, que es tu única representación nacional, ni el apoderado ni nadie de la administración del pueblo hace algún tipo de gestión para que el equipo participe? Nosotros vamos a respetar la posición de los apoderados y de los administradores municipales que entiendan que sus equipos no pueden jugar. Pero posteriormente, cuando nosotros analicemos, ellos van a tener que respetar la posición de la Federación de cuándo ese equipo va a regresar a jugar al béisbol Doble A”, aseveró.


💬Ver 0 comentarios