Tim Hardaway, Jr., intenta defender al armador de los Wizards de Washington, John Wall (con el balón). (AP / Noah K. Murray) (semisquare-x3)
Tim Hardaway, Jr., intenta defender al armador de los Wizards de Washington, John Wall (con el balón). (AP / Noah K. Murray)

Nota del editor: Segundo de seis artículos de las divisiones de la NBA con miras a la temporada 2018-19

La División Sureste fue la más débil de toda la NBA en la pasada campaña y, al menos, en el papel no luce como si tuviera un potencial candidato para conquistar la Conferencia del Este y optar por el campeonato en la final.

Los Wizards de Washington, los Hornets de Charlotte y el Heat de Miami lucen nuevamente como los equipos con mayor posibilidades de comandar una división que en la pasada campaña tuvo al equipo floridano como líder aún cuando solo ganó 44 partidos. Dwight Howard llegó al equipo y  debe ser de gran ayuda para los Wizards, junto con las constantes del quinteto, John Wall y Bradley Beal.

Mejorando Washington

Si no hay lesiones o imprevistos, los Wizards de Washington deben de ser el equipo a vencer en la División Sureste. John Wall y Bradley Beal conforman una de las mejores mancuernas en el backcourt en la Conferencia  y la llegada de Dwight Howard, quien mejora la posición de centro en reemplazo del saliente Marcin Gortat, les dará más variantes en el ataque ofensivo.

Hay que ver si el equipo minimiza la inconsistencia que tuvo en la pasada campaña. Tienen que lograrlo para poder competir de tú a tú con los 76ers de Filadelfia  o Celtics de Boston por el cetro en la Conferencia. En la pasada campaña fueron eliminados en la primera ronda en los playoffs.

Miami regresa integro

El Heat de Miami se mantuvo bastante tranquilo en la temporada muerta y prácticamente presenta el mismo equipo con el que dominó la división en la pasada temporada. El “calor” aumentará o disminuirá en Miami dependiendo de cómo Goran Dragic y Hassan Whiteside se desempeñen en la cancha, pero seguramente serán uno de los equipos en contienda por el título divisional.

Esta será la última temporada de Dwyane Wade, quien habrá jugado 15 de sus 17 años en la NBA con el Heat.

Crucial Kemba Walker

Los resultados de los Hornets de Charlotte en la pasada temporada estuvieron ligados al tiempo en cancha de Kemba Walker. De acuerdo con estadísticas de NBA.com, los Hornets juegan con mayor cohesión con su estelar armador en cancha superando por  3.5 puntos a sus oponentes por cada 100 posesiones. Cuando Walker, quien promedió 22.1 puntos por juego, no está, Charlotte es superado por casi ocho puntos en igual número de posesiones.

Joven la plantilla de Atlanta

En la pasada temporada, los Hawks de Atlanta, que están en medio de un proceso de rejuvenecimiento (a pesar de agregar a Vince Carter tiene un promedio de edad de 25.6 años), fueron el peor equipo ofensivo de la división al anotar el 44.6% de sus intentos de campo. Salieron de Dennis Schroeder y Mike Muscala entre nueve bajas, pero sumaron al prometedor novato Trae Young, y a los veteranos Jeremy Lin y Vince Carter.

El Magic presentará buena defensa

El Magic de Orlando presentará en esta temporada un equipo más defensivo que el que tuvo en cancha el año pasado. Reconstruyen el equipo alrededor de Aaron Gordon y Nikola Vucevic. En la pasada campaña las lesiones que sufrieron  Gordon, que jugó solo 58 partidos, Vucevic (57) y Evan Fournier (57) le pasaron factura al quinteto floridano. Entre los tres se perdieron un  total de 74 partidos. De mantenerse saludables, el Magic podría lucir un poco mejor.


💬Ver 0 comentarios