(semisquare-x3)
La Habana. (AP)

La Habana, Cuba - El gobierno cubano anunció este miércoles que flexibilizará las nuevas normas que regularán el trabajo por cuenta propia, después que los pequeños empresarios mostraron su malestar en las reuniones informativas patrocinadas por las autoridades para evaluar la imposición de reglas para controlar al incipiente sector.

Las nuevas medidas eliminan la idea inicial de limitar a un máximo de 50 sillas en los restaurantes privados, conocidos en la isla como paladares, y permitirá a los pequeños empresarios tener más de una licencia de actividades distintas.

El pasado julio se dieron a conocer las nuevas normas, después de un año que estaba paralizado el otorgamiento de licencias, y se presentaron más restrictivas para sectores exitosos de la economía privada, como los hostales y bares.

En varias reuniones con funcionarios estatales, los trabajadores cuentapropistas manifestaron su rechazo a que se limitase el crecimiento de sus negocios.

Antes de que entrasen en vigor el próximo viernes las normas, el Gobierno cubano prefirió rectificar la idea inicial por el "malestar y estados de opinión desfavorables", según reconoció la ministra de Trabajo y Seguridad Social, Margarita González, en la televisión estatal cubana.

Los trabajadores autónomos representan el 13 por ciento de la fuerza laboral del país con más de 588,000 personas, una cifra que inició en unos 157,000 en el año 2010, cuando el entonces presidente cubano, Raúl Castro Ruz, inició sus reformas económicas.

Con las normas que entran en vigor el próximo viernes, los “cuentapropistas” podrán tener más de una licencia de distintos tipos de negocios, como, por ejemplo, tener una cafetería y una librería. Esta decisión “parte del principio de que no deben existir diferencias entre el sector no estatal y el estatal, donde sí está permitido el pluriempleo”, aseguró la responsable ministerial de Trabajo.

Uno de los temas más polémicos fue la idea inicial de restringir el número de sillas a 50 en los restaurantes privados, que viven un gran auge gracias al boom del turismo en la isla, que crece año a año en la llegada de turistas.

"Las capacidades van a estar en correspondencia del tamaño del local", señaló González, quien aseguró en el popular programa televisivo “Mesa Redonda” que las críticas de los trabajadores autónomos se debieron a "una mala interpretación de la normativa", cuando realmente lo único que buscaban era poner “orden y disciplina” en el sector privado y evitar el fraude fiscal.

Una vez que el Gobierno cubano deja claro que considera necesario en la economía nacional al pequeño sector de servicios privados, queda la duda si también impulsará mejoras en las medidas que afectan a los transportistas privados, que critican que unas nuevas normas que los obliga a cumplir con los itinerarios marcados previamente por el Estado.


💬Ver 0 comentarios