Los huracanes más destructivos del mundo desde 1737 (semisquare-x3)
El huracán Florence visto desde una cámara en la Estación Espacial Internacional. (EFE)

Algunas partes del mundo son golpeadas por los huracanes más que otras. Lugares en Estados Unidos, como Galveston, Texas o Nueva Orleáns, en Louisiana, son escenario frecuente de este fenómeno meteorológico, así como Florida, las Bahamas, México o Puerto Rico. En el Pacífico y el Índico, Bangladesh, Filipinas, Myanmar, Laos, Vietnam, Japón o India, también. Aunque es esa área a los ciclones se les denomina como tifones en vez de huracanes.

Puntuales como un reloj

Los ciclones tropicales son más comunes durante el verano y el otoño del hemisferio norte, entre septiembre y octubre. Cuando la temperatura del agua en el Atlántico Norte supera los 78 y 80 grados Fahrenheit, el aire cálido y húmedo se eleva, dejando atrás un área de baja presión. Esa baja presión atrae aire de su entorno. El nuevo aire queda atrapado en la mezcla. Y este monstruo comienza a crecer: se eleva, se enfría, crea nubes y comienza a girar debido a la rotación de la Tierra.

El joven ciclón absorbe más y más aire caliente, alimentándose de esa energía, haciéndola aún más poderosa. Y dejando el centro, el ojo del huracán, sin viento. Todo eso combinado puede crear una bestia rodante, de cientos de millas de diámetro, con vientos de hasta 186 millas por hora y dejando lluvia cuando toca tierra. Sabemos eso y, sin embargo, siempre nos sorprende la destrucción y la muerte que causan estos huracanes.

Los geólogos afirman que ha habido huracanes durante miles de años. Por ejemplo, creen que capas de sedimentos en el fondo de un lago en Alabama, en Estados Unidos, fueron traídas desde el cercano Golfo de México por huracanes intensos hace unos 3,000 años. Desde entonces hasta los actuales satélites, los registros meteorológicos han evolucionado mucho. Esto nos permite estudiar, comprender y predecir estos fenómenos… pero no controlarlos. Uno de los peores en nuestra historia más reciente llegó a la India hace 300 años.

El ciclón del río Hugli

También conocido como el del río Hugli o el ciclón de Calcuta, ha sido descrito como "uno de los desastres naturales más mortales de todos los tiempos". Tocó tierra el 11 de octubre de 1737, en el delta del río Ganges. El huracán causó una marea de 32-42 pies de altura y arrasó 205 millas hacia el interior antes de disiparse. Murieron entre 300,000 y 350,000 personas.

El gran huracán

En los libros de historia, el huracán del Río Hugli a menudo es seguido por el gran huracán de 1780 en Barbados. Los registros son incompletos, pero se cree que se formó cerca de las islas de Cabo Verde alrededor del 9 de octubre, antes de seguir hacia el oeste. Pasó Martinica y Santa Lucía, luego Puerto Rico y la República Dominicana. Barbados registró 4,500 muertes, Santa Lucía habló de 6,000 muertos y hubo alrededor de 9,000 en Martinica. El número total de fallecidos está entre 22,000 y 27,000.

Tifón Haiphong

Los tifones del Pacífico suelen pasar por el Golfo de Tonkín y eso es exactamente lo que hizo este en octubre de 1881. Se originó cerca de las Filipinas y causó devastación en Haiphong, Vietnam, y a lo largo de toda esa costa. Las tormentas mataron a 300,000 personas. Y eso solo en el recuento de muertes directas, ya que se cree que muchos más murieron por las enfermedades y el hambre siguientes.

Huracán Galveston

En 1900, un huracán de categoría 4 golpeó a Galveston, Texas. Ni era el primero ni, ciertamente, fue el último. La pequeña ciudad del Golfo de México también fue azotada por el huracán Alicia en 1983 y el huracán Ike en 2008. Pero el de 1900 se considera uno de los peores. Dejó entre 8,000 y 12,000 muertos, de una población que entonces era de 38,000 habitantes. Un huracán de categoría 4 ni siquiera es el más potente, por lo que la cifra de muertos resulta asombrosa.

En la escala huracanes Saffir/Simpson, las categorías dependen de la velocidad del viento:

Categoría 1: 74-95 mph

Categoría 2: 96-110 mph

Categoría 3: 111-129 mph

Categoría 4: 130-165 mph

Categoría 5: 157 mph o más

El gran ciclón Bhola

Al igual que con Galveston, Bangladesh ha sido golpeado más de una vez. Como en noviembre de 1970. Los meteorólogos lo vieron llegar, pero no hubo forma de avisar a las zonas que se verían afectadas. Al menos 300,000 personas murieron. Algunos elevan la cifra a medio millón. En 1991, Bangladesh fue golpeado por otra gran tormenta. Esa vez, alrededor de 138,000 personas murieron.

Supertifón Nina

No fue bautizado como "súper" por nada. Fue efímero, pero intenso. En su apogeo, pasó junto a Taiwán para tocar tierra en la ciudad china de Hualien. El tifón causó el colapso de las represas de Banqiao y Shimantan, provocando unas inundaciones y una destrucción sin precedentes río abajo. Las estimaciones sitúan la cifra de muertos entre los 171,000 y los 229,000.

Huracán Katrina

Uno de los huracanes más famosos de Estados Unidos registró una cifra de muertos mucho menor, pero eso no quiere decir que fuera menos devastador para los habitantes de Nueva Orleáns. En 2005, Katrina mató apenas a 2,000 personas. Pero muchas otras se vieron desplazadas y perdieron sus casas. Los daños totales se estimaron en alrededor de $108,000 millones. Es uno de los peores casos de destrucción natural en la historia mundial.

Huracán María

En el segundo lugar en el ranking de costos está el huracán María. Cuando María llegó a Puerto Rico en 2017, el número de muertos inicial se situó entre 64 y 1,000 personas. Ahora se ha revisado la cifra hasta los 2,975 fallecidos. Al igual que con Katrina, el huracán María no destaca en la lista por la cifra de muertos, sino por la de daños: fueron de más de $90,000 millones.

Ciclón Nargis

Finalmente, la historia del ciclón Nargis en 2008 puede recordarnos a cuántas personas y en cuántos países diferentes puede afectar un ciclón una vez que se pone en marcha. También fue un tanto atípico, ya que se formó a finales de abril de ese año. Está considerado uno de los ciclones más letales en Asia desde el de Bangladesh en 1991. Nargis arrasó zonas de India, Tailandia, Myanmar, Sri Lanka, Laos, Bangladesh y otros países con su furia de categoría 4. Las estadísticas aproximadas apuntan a que murieron 140,000 personas, aunque el número real podría estar cerca de un millón.

La lista podría ampliarse con la temporada de huracanes de 2018. El tifón Jebi ha supuesto un desagradable comienzo en Japón. Y el huracán Florence se acerca a la costa estadounidense.


💬Ver 0 comentarios