(horizontal-x3)
Las dimensiones gigantescas de la Titanoboa eran demasiado grandes incluso para la época en la que vivía. (www.mlbean.byu.edu)

Científicos la califican como un verdadero “monstruo” de la era Cenozoica, y no precisamente por ser un animal sanguinario que iba por la selva destruyendo todo a su paso, sino por su gran y espectacular tamaño que la colocó como la más grande en su especie.

Se trata de la Titanoboa cerrejonensis, una serpiente prehistórica que tuvo su lugar en la Tierra hace aproximadamente 60 millones de años, y que llegaba a medir 48 pies de largo y un peso estimado de una tonelada y media.

Se sabe que los primeros fósiles de esta especie de reptil aparecieron en la región de Cerrejón, Colombia, durante la primera década del siglo 21, en lo que se considera la más grande mina de carbón al aire libre de todo el mundo, y que se caracterizó por albergar una gran cantidad de fósiles de los animales que vivían en las selvas tropicales durante el Paleoceno y Cenozoico. 

Especialistas en la materia señalaron que esta serpiente funcionaba bajo el esquema de constricción como las boas o pitones, donde bastaba con enrollar a su presa para triturarla hasta la asfixia, por lo que no utilizaba veneno.

Era tan prominente el sistema de vida de la Titanoboa, que se cree que podía devorar dinosaurios o cocodrilos de una sola bocanada.

De igual forma se ha podido constatar mediante diferentes estudios, que las dimensiones gigantescas de este animal eran demasiado grandes incluso para la época en la que vivía, aunque se pudo estimar que las condiciones climáticas de aquella época pudieron favorecer al crecimiento.

Por lo pronto, si eres un apasionado de las serpientes, podrás conocer a esta especie en el museo Monte L. Bean Life Science Museum at Brigham Young University, que exhibe una réplica a tamaño natural de este fabuloso reptil. 


💬Ver 0 comentarios